La provincia de Matanzas ha vivido en el último mes una crisis sanitaria sin precedentes, marcada, sobre todo, por el aumento de casos positivos al coronavirus. En momentos grises, aflora la solidaridad de cubanas y cubanos para apoyar a la provincia hermana.

Desde La Habana y otras regiones del país, la ciudadanía y sus instituciones rectoras se han sumado a la recolección de medicinas, alimentos, artículos de higiene y hasta de juguetes, en gestos de profundo amor. Igualmente, médicos y enfermeras, algunos integrantes de la Brigadas Henry Reeve, han llegado a la Atenas de Cuba.

También, a disposición de la causa, están choferes, tanto particulares como por cuenta propia, para hacer llegar las donaciones hasta la ciudad de los puentes y para trasladar pacientes y personal médico. En ese caso, están también conductores de la empresa Taxis-Cuba en Matanzas, quienes por decisión propia dieron el paso al frente.

Ante el noble gesto de los conductores matanceros, Katia Mirabal González, secretaria general del Sindicato Provincial de Trabajadores de Transporte y Puertos, dijo: “Mientras unos quieren destruir la Revolución, otros, que son la mayoría, la abrazan y están dispuestos a morir por ella”, según refiere Trabajadores.

De estos días queda la certeza de la solidaridad y hermandad de los cubanos; como dijera nuestro presidente, Miguel Díaz-Canel: ¡Viviremos y venceremos!